No son dos, son tres
Diana Ferraro
Escritora



Mientras poco a poco va calando en la dirigencia y en la población, la idea de una pandemia que durará hasta exista una vacuna y que la única estrategia posible para revivir la economía, es prepararse para convivir con ella, conviene ir pensando en una lectura adecuada de los espacios políticos. El punto de una buena lectura de estos espacios es encontrar la forma más viable de llegar a un rápido consenso  para crear una economía libre que permita el mayor, mejor y más rápido crecimiento.

Volvemos a repetir lo que ya dijimos muchas veces: el gran error de Macri fue no asociarse también con el peronismo afín, mucho más entrenado y hábil que los radicales en la comprensión y manejo de una economía liberal, por su historia de los años 90. Se asoció tardíamente y sin mucha convicción, lo cual terminó de anularlo como el líder que se esperaba hiciera la tan necesaria reforma liberal. Hoy, esa posibilidad, tal como existía en todo su potencial en 2015, no existe más. Lo que debe primar en estos días en que los enojados con el actual gobierno porque no muestra nada que indique la comprensión de lo que habría que hace, vuelven a agitar las banderas anti-peronistas.

Lo hacen  del mismo modo enceguecido en que lo hacían desde el meollo mismo de Cambiemos, como si todo fuese siempre una cuestión binaria de peronistas contra liberales, como si los años 90 no hubiesen existido, y como si el peronismo fuese el breve peronismo del 17 Noviembre de 1972 al 13 de Julio de 1073, reino fugaz de los Montoneros a la conquista del poder, incluyendo la presidencia de Cámpora, y no el peronismo en constante evolución instrumental, desde 1945 hasta 1999. Este peronismo, el verdaderamente revolucionario, el que tiene a los trabajadores como su columna vertebral y como su objetivo principal, es el peronismo que comprendió la globalización y la necesidad de una economía abierta, liberal y moderna que sirviese al crecimiento y al progreso genuino de los trabajadores. Desde luego, el peronismo retrógrado estatista de Duhalde primero y Kirchner después, y el peronismo de la izquierda fantasiosa de Cristina Kirchner, poco tienen que ver con el peronismo evolucionado según sus propias leyes.

Ya Perón había rechazado claramente la variante comunista cubana y toda versión del poder que no fuese republicana y democrática, señalando que los años de la “toma del poder” por parte de los trabajadores, ya estaba en el pasado, y que ahora sólo se trataba de seguir con el dogma doctrinario del trabajo y el trabajador y entrar lo más rápido posible en una etapa institucional. Más tarde, Menem ayudaría a esta institucionalización, haciendo las paces con todos los viejos enemigos y organizando una auténtica economía peronista y liberal a la vez, en la cual los sindicatos ayudaron mucho, aunque sin llegar a todo que podían y pueden aún hacer para asegurar la mejor vida de sus afiliados.

Entonces, no se trata de que en el país exista una brecha con dos facciones en pugna. Existe una división antigua, que se insiste en hacer pasar por actual, y una división verdaderamente actual, una que no se puede ver, en tanto las facciones no son dos, sino tres.

Aspiran al poder los no peronistas, los peronistas, y la izquierda que sueña con hacer de la Argentina una Cuba más grande, ya provengan sus mentores e integrantes de la izquierda tradicional o del peronismo, como Cristina Kirchner, quizá la más interesada en perpetuar la antigua división entre peronistas y liberales, como personaje en busca de un rol estelar en el escenario global. ¿Qué podría dárselo sino una bonita y colorida dictadura? Claro está que también podría lucirse con un sorpresivo rol de moderna líder reformista liberal, rompiendo con su propio pasado, pero, que sepamos, aún no considera interesante el nuevo libreto que, sin embargo, tendría la ventaja de dejar a sus descendientes viviendo en una gran y bella nación.

Si el gran peligro que corre hoy la Argentina en pleno derrumbe, es que efectivamente por su falta de dirección y creciente pobreza caiga en una desordenada venezuelización con el espejismo cubano como meta, habría que revisar en muchos enclaves del poder, la actitud hacia el peronismo y, buscar la estrategia para construir un sólido polo liberal, uno que incluso, eventualmente, pueda apoyar con éxito al actual Presidente Fernández, el inevitable día en que éste deba elegir entre la espada y la pared.

 Los peronistas y los no peronistas, están llamados a enfrentar tanto el estatismo y el antiliberalismo, como el posible giro a una dictadura de izquierda. El Presidente Fernández, a su vez, tendrá que optar por el camino adecuado para la Nación, ya que ésta ha sido puesta en sus manos y no solo para que administre la pandemia.

Como de costumbre, lo que escasea son los buenos líderes que, entendiendo el espacio político sin prejuicios, puedan plantear la correcta asociación de los que hoy tienen los mismos objetivos y terminar con la insistencia en las diferencias del pasado. Los verdaderos peronistas son todos, por la fuerza, inevitablemente liberales: no hay posibilidad de progreso duradero para los trabajadores si no es dentro de una economía liberal.  Los verdaderos liberales son, por fuerza, inevitablemente peronistas, ya que una economía liberal, además del capital, debe hacerse con trabajadores que la acepten y fortalezcan.

¿Quiénes son hoy los enemigos de la Argentina y los que van a retardar su crecimiento y progreso si llegaran a hacerse de TODO el poder? Los estatistas, los antiliberales, los antiperonistas, los izquierdistas y todos aquellos que aún tienen, por insensatez o propia conveniencia, la vista en el pasado.

No son dos, sino tres. Nótese que esto es cierto hasta el punto en que, en las últimas elecciones, en las que ninguno de los tres podía ganar por sí mismo, la estrategia fue partir a uno de ellos, quedándose los otros dos cada uno con un pedazo. En total oscuridad, sin que se discriminase bien las partes del peronismo, por lo cual, por ejemplo, alguien como Massa, quedó ubicado en el lado incorrecto. Si la población hubiese sido mejor preparada desde antes en esta visión de tres en disputa y si los dirigentes de Cambiemos hubiesen sido más lúcidos tempranamente, la alianza de dos nítidos liberales contra un tercero hubiera dado la victoria a la alianza más genuinamente fuerte, a la que de verdad expresa el sentir de la mayoría de la población, y no cómo resultó, con la victoria de la frágil y poco creíble alianza actualmente en el poder.

Este es tiempo de construcción y cuánto más se entienda que no son dos, sino tres las fuerzas aspirantes al liderazgo, más rápido será el camino a una coalición y a la estabilización de la Argentina como una nación democrática y moderna, capaz de comprender su historia—su historia completa—y conducir su propio destino.

 

Últimos 5 Artículos del Autor
[Ver mas artículos del autor]