¿Con qué fuerzas gobernará Milei?
Jorge Raventos
Estudió sociología en la UBA. Periodista profesional. Fue directivo de las revistas Panorama, Confirmado, Primera Plana, el Observador, Playboy, Competencia, Economía Argentina.

Es columnista político de La Capital de Mar del Plata. Ejerció la docencia en las carreras de Ciencias Económicas y Sociología y en el Instituto de Formación Política de La Plata.

Fue asesor de comunicación de la Confederación General de la Industria y de la Unión Industrial Argentina y consultor de la ONUDI. Fue vocero de la Cancillería Argentina (1992-1999).

Es miembro cofundador (1997) del Centro de Reflexión para la Acción Política Segundo Centenario. Junto a Jorge Castro y Pascual Albanese publicó en 2008 La Argentina después de Kirchner.


Finalmente se ha confirmado que el Presidente acudirá hoy a  inaugurar el año legislativo. Hubo dudas después de que en Corrientes definió al Congreso como “nido de ratas”, tras haber etiquetado  a un crecido número de diputados como “traidores”.
Milei irá, eso sí,  en un horario desusado: no por la mañana, sino por la noche. El vocero presidencial , fiel al estilo hiperbólico de su jefe, definió este cambio como “un hecho sin precedentes”. En rigor, Milei ha demostrado que lo entusiasma mostrarse diferente y  también dio pruebas de que no lo arredra copiar. En este caso, evidentemente buscó emular apariencias del discurso State of the Union, que los presidentes de Estados Unidos pronuncian ante el pleno de ambas cámaras del Congreso de ese país. Lo hacen por la noche (no a las 21, como ocurrirá hoy en Buenos Aires, sino a las 20, hora de Washington). En rigor, ese discurso tradicionalmente se ofrecía allá antes del mediodía hasta que el presidente demócrata Lyndon Johnson, a mediados de la década del ’60 del siglo pasado, introdujo la innovación del horario nocturno, que ahora Milei adopta.
 
NACHITO Y LAS PROVINCIAS
La gran incógnita sigue siendo cuál será el tono que el Presidente impondrá a su discurso después de una semana en la que se recalentó la relación con los gobernadores
, a partir del recorte practicado por el poder central a los fondos de coparticipación de Chubut en lo que pareció una reacción áspera contra el gobernador Ignacio Nacho Torres, un mandatario que había respaldado la iniciativa legislativa del Presidente conocida como Ley Ómnibus pero que, en defensa de los intereses de su jurisdicción rechazó los artículos que liberaban el mar argentino a la pesca extranjera y acababa de frenar, por vía judicial, la suspensión del subsidio al transporte impuesta por el poder central.
Muy irritado ante la autonomía mostrada por el gobernador, Milei procedió a suspender el envío de la coparticipación (que, por Ley, debe liquidarse automáticamente a la provincia) argumentando que de ese modo la caja central se cobraba una deuda que Chubut quería refinanciar. El gobernador denunció que el poder central retuvo "ilegalmente" 13.500 millones de pesos. "Es más de un tercio de nuestra coparticipación mensual", explicó Torres. El gobernador informó también otras presiones recibidas de parte del aparato de comunicación de la Presidencia: “Me mandaron un mensaje dándome un ultimátum –dijo-: Vamos a sacar los tanques a las redes. Eso significa: Che, Nacho, o te callás la boca o te vamos a escrachar con los trolls
en Twitter. Estos pibes están locos”.
La protesta del chubutense fue avalada rápidamente por sus colegas patagónicos, que suscribieron un documento bajo el título “Las Provincias Unidas del Sur” en el que los gobernadores  Alberto Weretilneck (Río Negro), Claudio Vidal (Santa Cruz), Rolando Figueroa (Neuquén), Sergio Zilliotto (La Pampa) y Gustavo Melella (Tierra del Fuego) manifiestan: "No aceptamos patrones de estancia ni el unitarismo de quienes se creen que van a poder pisotear a las provincias (…) Las provincias son preexistentes a la Nación y merecen respeto. Nadie puede someterlas ni extorsionarlas con amenazas de restricción de fondos públicos que les pertenecen por derecho propio. Los gobernadores no son empleados del Poder Ejecutivo Nacional ni están sujetos a órdenes. Sus mandatos surgen del pueblo de sus provincias y tienen la obligación de defender sus intereses".
El reclamo de Chubut también fue enérgicamente sostenido por virtualmente la totalidad de las restantes jurisdicciones, independientemente del signo político de sus gobernadores. Sólo Osvaldo Jaldo, de Tucumán, se abstuvo.
Lejos de procurar un consenso con los gobernadores, el Presidente les respondió con su ya habitual vehemencia: llamó a Torres y a los mandatarios que lo defienden (entre ellos Rogelio Frigerio y el intendente de la Ciudad Autónoma, Jorge Macri) “degenerados fiscales” y desafió al gobernador de Chubut a “atenerse a las consecuencias”. 
 
DESENFRENO
Así, la tensión entre el poder central y las provincias rozó una intensidad muy preocupante. El gobernador de Chubut llegó, en un primer momento, a amenazar con “cortar el chorro” de energía que produce su provincia. Luego eligió la vía tranquila de la Justicia y allí logró una satisfacción porque el juez federal actuante ordenó al poder central poner fin a la medida presupuestaria adoptada para que las partes puedan resolver negociadamente sus diferencias en materia de recursos.
Aunque el Presidente se ufana de “no frenar nunca”, en este caso mantuvo el tono belicoso en su agitada vida en las redes y alentó a su vocero oficial y a la ministra de Seguridad a hostigar a Torres, pero ordenó a sus funcionarios que giraran a Chubut el monto del subsidio al transporte que hasta allí se le estaba negando. Los gobernadores patagónicos (superando su propia suspicacia) interpretaron este gesto como un signo de conciliación e invitaron al Presidente a sumarse a una reunión de gobernadores y legisladores de la región y a resolver las diferencias con las provincias con predisposición al diálogo y la negociación.
No hay muchos observadores que apuesten a que izar banderas blancas garantice un proceso político más pacífico. El gobernador rionegrino Alberto Weretilneck subrayó que “la debilidad parlamentaria del oficialismo no se condice con una actitud imperativa; el Poder Ejecutivo necesita leyes del Congreso y, sin mayoría propia, eso implica negociar”. Señaló que si la Casa Rosada mantiene el tono ofensivo  de estas primeras semanas, sería fácilmente predecible que las Cámaras rechacen el decreto de necesidad y urgencia número 70. A partir de hoy, con los plazos vencidos y abierto el ciclo ordinario del Congreso,  los plenarios pueden abocarse a su tratamiento independientemente de lo que haga la comisión bicameral que encabeza un libertario.
 
CONSEJOS AMISTOSOS
Antes de partir hacia Brasil, para asistir a una reunión financierea del G20, Gita Gospinah, la número 2 del FMI dejó un documento escrito. La dama empezó, diplomáticamente, por las buenas noticias: "En mis reuniones con el Presidente Javier Milei y su equipo económico reconocí el importante progreso inicial en restaurar la estabilidad macroeconómica y en establecer un sólido ancla fiscal. El camino por recorrer sigue siendo desafiante…”. A continuación, el texto enumeró, también con mucho tacto, asignaturas pendientes.  La funcionaria del Fondo le señala al gobierno, por caso, que,"dados los costos de estabilización a corto plazo, es esencial sostener esfuerzos para apoyar a los segmentos vulnerables de la población y preservar el valor real de la asistencia social y las pensiones, así como garantizar que la carga del ajuste no recaiga desproporcionadamente sobre familias trabajadoras. Proceder de forma pragmática para asegurar apoyo social y político también es fundamental para garantizar la durabilidad y eficacia de las reformas (…) Argentina necesita reformas de mercado para revertir la caída que se viene dando en la calidad de vida, pero éstas deben ser diseñadas y secuenciadas para asegurar un crecimiento sostenido e inclusivo.”
Estos últimos párrafos son la quintaesencia del sentido común. Los gobernadores los suscribirían con las dos manos. ¿Lo comprende Milei? El discurso de esta noche ayudará a saberlo.
 
“ESPEJITO, ESPEJITO”
Por ahora no parece que el consejo de la señora Gospinah de “asegurar apoyo social y político” esté siendo adoptado por el Presidente y, por lo tanto, se incrementan las dudas sobre la recepción que pueden tener en el Congreso los proyectos legislativos que el Ejecutivo promueva ahora, al reinaugurarse las sesiones ordinarias y sobre lo que el Congreso pueda promover por iniciativa propia (¿Una fórmula razonable de actualización de jubilaciones, por ejemplo?)  
Aunque Milei se declara feliz por lo que llama “el principio de revelación” -que para él se manifiesta gracias a hechos que contribuyen a agrupar a sus adversarios, de modo de forzar una polarización que él supone terminará favoreciéndolo-,  se agranda su riesgo de sumar al polo crítico a muchos que quisieran ayudarlo pero cuestionan su estilo, su imprevisibilidad, sus arrebatos y algunos de sus descarnados criterios de ajuste. La gobernabilidad se debilita y reclama un cambio de óptica y un ajuste de tornillos. Milei ha preferido hasta el momento  confiar en los informes que le proveen los cancerberos de la comunicación que lo rodean y repetir ritualmente que se mantiene firme el respaldo “del 56 por ciento” que obtuvo en noviembre de 2023 (hace más de 60 puntos de inflación).
 
NACE UNA ESTRELLA
Hay que consignar que ha acumulado algunos logros que alientan su triunfalismo. En los más de setenta días que ya lleva trajinados en la presidencia del país, consiguió irrumpir en escenarios que nunca había frecuentado, dio lecciones de capitalismo a los asistentes del Foro de Davios, fue recibido por las máximas autoridades de Israel e Italia, intercambia frecuentemente mensajes con personajes de  influencia global como Elon Musk, se acaba de entrevistar en la Casa Rosada con el Secretario de Estado de Estados Unidos, Anthony  Blinken (“la persona que ejerce en la práctica el poder de Estados Unidos”, según lo definió, omitiendo al presidente Joe Biden, el ministro de Interior Guillermo Francos) y compartió público y abrazos durante el último fin de semana con Donald Trump en Washington, en la Conferencia de Acción Política Conservadora, donde se congregan dirigentes e intelectuales de la derecha mundial. Trump  lo elevó a la categoría de “tipo fabuloso”. 
En muy poco tiempo Milei logró ser nítidamente distinguido en los niveles más influyentes del planeta. Nadie puede negarle ese éxito, que –si se compagina con una atinada construcción interna- puede ser importante en una estrategia nacional de reinserción en el mundo.
 
MENSAJE DE ROMA
El Presidente también se entrevistó con el Papa en El Vaticano. Allí se emocionó y quizás por eso interpretó que el Pontífice “se mostró satisfecho por el programa económico y su contención social”. El Papa se tomó un tiempo para permitir que el propio Milei rectificara esa adjudicación errónea, pero el libertario es reticente a la autocrítica, razón por la cual Francisco expuso esta semana con suma elocuencia sus puntos de vista. Lo hizo en un mensaje filmado destinado al Comité Panamericano de Juezas y Jueces por los Derechos Sociales y la Doctrina Franciscana (Copaju). “El Poder Judicial es el último recurso disponible en el Estado para remediar las vulneraciones de derechos y preservar el equilibrio institucional y social -señaló Francisco a ese auditorio-, porque vivimos épocas de intensa injusticia: pocos ricos cada vez más poderosos y millones de pobres negados y descartados".
El Papa se diferenció drásticamente de la idolatría al mercado: “El dios Mercado y la diosa Ganancia son falsas deidades que nos conducen a la deshumanización y a la destrucción del planeta (...) Son Moloch, devorando a las generaciones recién nacidas (…)”.
En ese contexto, Francisco destacó el rol del Estado: "El Estado, hoy más importante que nunca, está llamado a ejercer ese papel central de redistribución y justicia social.” Y agregó: "Todos los que ejercen un poder público tienen que tener presente que no alcanza con la legitimidad de origen. No. El ejercicio debe también ser legítimo. ¿Qué justificación puede tener el poder si se aleja de la construcción de sociedades justas y dignas?”.
Tal vez el cambio de horario de la ceremonia de hoy le permita al Presidente algunas horas más de reflexión para encontrar el tono que contribuya a unir, no a disgregar; a dialogar, no a imponer.  Quizás sea cierto que el búho de la sabiduría abre sus alas al atardecer.

Publicado en La Prensa.

 

Últimos 5 Artículos del Autor
Cuando el Instituto Nacional de Estadística y Censos dé a conocer la cif...
[Ver mas artículos del autor]